Saltear al contenido principal

Razones para montar una franquicia

Razones Para Montar Una Franquicia
 

Decidir emprender un negocio no es tarea fácil. Hay que tener una buena idea, realizar un estudio de mercado previo, conocer muy bien el sector en el que se piensa operar… parece que todo son piedras en el camino, pero eso es cuando uno decide hacerlo por su cuenta y riesgo, solo y sin ayuda.

Y es que hay oportunidades de negocio que ningún emprendedor poco experimentado quiere dejar pasar. ¿Por qué no montar una franquicia?

Apúntate a la newsletter y recibe las últimas novedades y todas nuestras promociones.

Elegir montar una franquicia es una oportunidad de éxito asegurado. Entre sus ventajas destaca que ya hay alguien que estudió ese modelo de negocio antes que tú y lo ha explotado de tal forma que ha conseguido crearse un estilo propio, un público y asegurarse un futuro como empresario.

No dejes pasar esta oportunidad.

Hay estudios que demuestran que en España más de la mitad de las franquicias que hay llegan a facturar más de un millón de euros anuales y hay algunas que superan hasta los 3 millones.

Formar parte de una franquicia, sin duda, te ayudará a ahorrar tiempo en cuestiones como la elaboración del plan de negocio, el marketing o la publicidad.

El responsable de la red de franquicias te aportará toda esa información y mucha más para guiar a tu negocio a buen puerto.

Cómo adquirir una franquicia

montar una franquicia¿Lo tienes claro? ¿Quieres adquirir una franquicia? ¡Pues, a por todas.

Lo primero que tendrás que decidir es qué tipo de franquicia deseas, por ejemplo, una franquicia de peluquería. Una vez hayas visto las que existen en ese sector, te recomendamos que visites la central y pidas todos los informes que necesites sobre la franquicia.

El franquiciador te aportará toda la información necesaria para que puedas adoptar una buena decisión de compra.

Una vez estés interesado en una franquicia en concreto, comunícaselo al responsable de la misma e indícale en qué zona quieres establecerla. Acto seguido, el franquiciador evaluará la ubicación y si estuviera todo correcto, acordará contigo la firma de un precontrato.

Después se negociará el contrato de la franquicia, esto es, los plazos de pago que hay, los avales con los que se cuenta, los socios, si los hubiere… El contrato de la franquicia establecerá también tus derechos y obligaciones como franquiciado.

Y…voilà! Solo te faltará elegir la forma jurídica que desees para tu franquicia, encontrar un local adecuado en la zona en la que desees abrir el negocio y obtener la licencia de apertura y permisos necesarios para poder empezar a desarrollar tu actividad como franquiciado.

Cómo funciona una franquicia

Para que un negocio funcione primero hay que tener una buena idea. Y, generalmente, aquellos que han abierto uno y luego han decidido franquiciarlo sí que lo han conseguido.

El primero en invertir ha registrado la marca, buscado proveedores, ha diseñado los procesos de trabajo, ha adaptado el modelo de gestión para ganar dinero y ha preparado argumentos de marketing y de ventas.

Cuando una franquicia está bien montada, el franquiciado tendrá unos costes menores al abrir el negocio que si se hubiese establecido por cuenta propia.

En general, el franquiciado tiene casi toda la parte más ardua del negocio hecha (nombre, marca comercial, reconocimiento, plan de negocio…) lo que debe hacer a la hora de adquirir una franquicia es mantenerla.

Un franquiciado capaz de gestionar un negocio, con motivación y dedicación siempre conseguirá llevar a buen puerto la franquicia que haya adquirido.

Después de todo, los costes suelen ser menores y gran parte del trabajo de marketing y publicidad lo ha hecho el emprendedor que tuvo la idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *